4º Coloquio de Investigación en Gestión Cultural – Guadalajara, Jalisco, México

Inicio » Presentación

Presentación

Anuncios

Las ciudades la de México es paradigma, se han transformado en instancias mediadoras entre las políticas globales y los intereses locales en tanto son espacios que a escala mundial albergan a la mayoría de la población.  Desde esta óptica y en la nueva configuración de poderes económico y político, las agencias internacionales han designado a la cultura como cuarto pilar del desarrollo y, con ello, se ha renovado el impulso al ejercicio de la gobernanza, comprendida como comunicación entre actores de la sociedad civil, la iniciativa privada y el gobierno.

Como una forma de curar las inevitables asimetrías que conlleva la estrategia globalizante y neoliberal, las mismas agendas internacionales han establecido una serie de modelos éticos, legales, políticos y económicos que han llevado a la definición de programas, proyectos y prácticas con el fin de concretar esos parámetros ideales.

En este momento ya son visibles algunos de los efectos de la consigna que coloca a la cultura como fundamento del desarrollo y se hace patente la necesidad de reflexionar sobre sus consecuencias en términos de los logros alcanzados, las limitaciones con las que se ha topado y los asuntos que siguen sin resolverse o que quedan fuera del alcance de la cultura e impiden el desarrollo anhelado. En este marco, apremia el análisis de las relaciones que se promueven en el pretendido vínculo entre las pautas globales y las realidades locales.

Entre los cuestionamientos más importantes se encuentran: las difíciles articulaciones entre la cultura y el mercado; los mercados académicos de formación de gestores; la vulnerabilidad de actores locales frente a la voracidad de liderazgos políticos y económicos tanto locales como internacionales; la sostenibilidad de formas alternativas de economía; las asimetrías entre los intereses comunitarios y los de las dinámicas de comercialización y de mercadotecnia; la exigibilidad de derechos y responsabilidades culturales; las inequidades que implica el proyecto político de la gobernanza.

La ciudad no es sólo escenario de estas tensiones ni su población una simple espectadora. Sus territorios, sus relaciones económicas, sociales y culturales determinan el mapa de acción, así como las intensidades, los encuentros y desencuentros de diversos actores con sus gobiernos y sus políticas culturales.

Este juego apasionante entre diversos actores y factores desatado entre tendencias internacionales y capacidades de mediación ciudadanas es el que determina las alternativas, realidades y potencialidades de la gestión cultural y la posible incidencia en políticas de cultura; por ello se configura como el objeto de estudio privilegiado en este coloquio.

En éste, el 3er Coloquio de Investigación en Gestión Cultural, seguimos el rastro de los dos anteriores que tuvieron lugar en Xalapa, al amparo de la Universidad Veracruzana, para continuar con el reto de mantener la investigación académica como principal pivote de una reflexión crítica que nos ayude a encontrar posiciones y alternativas en relación a las constantes asimetrías que surgen de la articulación entre mercados, gobiernos y sociedades.

En este sentido creemos que la universidad, en conjunto con las instituciones dedicadas a la implementación de las políticas culturales tienen un papel fundamental que jugar en la elaboración, análisis, implementación y reformulación de las políticas culturales. Debido a la multiplicidad de los actores, intereses, sectores y objetivos que involucra, esta compleja función convoca a diversas posturas y conmina a elaboraciones y modos de resolverse que deben formularse a través de complejas estrategias.

El 3er Coloquio de Investigación en Gestión Cultural responde a esta dificultad convocando a la reflexión y la prolija consideración de estos temas, en los que resulta nodal la participación de la academia para la construcción de respuestas en torno a las siguientes interrogantes:

¿Cómo analizamos este discurso que adjudica a los proyectos culturales el papel del intervenir tanto lo social como lo económico y lo político?

¿Qué alternativas encuentra la comunidad local respecto a las políticas que reciben, de manera inédita, un impacto sustancial de planes y programas globales?

¿Cuáles son las posibilidades de las comunidades de hacer valer sus derechos y sus principios frente a los intereses de quienes ven a su patrimonio como mero objeto comercial?

¿Cómo evitar en este marco la espectacularización de lo cultural que disecciona la articulación histórica y política de la cultura para convertirla en experiencia turística?

Por último: ¿qué alternativas podemos encontrar en términos como “democracia cultural”; “derechos culturales” o “desarrollo humano”? que, por constituir el actual discurso hegemónico de las organizaciones internacionales que definen las líneas generales de las políticas culturales, se han convertido en un terreno de disputa no sólo por el significado, sino por su aplicación práctica y su capacidad de afectar recursos y convocatorias en el campo de la gestión y las políticas culturales.

Anuncios